Cómo hacer mejores fotos… con una cartulina!

Posted Posted by David in Blog, Fotografía, Making Of, Materiales, Paisaje, Técnica, Urbanas     Comments 3 Comments
Sep
27

Hola! Seguro que en alguna ocasión habéis salido de casa a pasear simplemente con la cámara (como mucho con el trípode),  y al rato os habéis encontrado con un atardecer con sus últimos rayos de sol, o un paseo marítimo de noche con sus farolas encendidas visto desde lejos que os ha apetecido fotografiar,etc… Posiblemente hayáis intentado fotografiarlo y os habréis dado cuenta de que hay demasiada diferencia de luz entre las partes de la escena más iluminadas y las que están más «en sombra». Hoy vamos a explicar una manera de equilibrar las luces de una fotografía si en el momento de hacerla no contamos con la ayuda de filtros.

Está claro que los filtros nos hacen la vida muy fácil a la hora de equilibrar las luces (o dicho de otro modo, comprimir el rango dinámico de la imagen) y nos permiten hacer muy buenas fotos, pero no hay que desilusionarse a la primera de cambio y marcharnos sin nuestra foto si no contamos con ellos y nos encontramos delante de una imagen que merece que la fotografiemos y nos la llevemos a nuestra casa en nuestra tarjeta de memoria!

Este método es aplicable a una escena crepuscular, de hora azul o nocturna, donde tengamos las luces situadas claramente en una mitad o parte en concreto del encuadre, como por ejemplo las luces de un edificio o edificios en la calle, una línea de costa, o simplemente una puesta de Sol. Eso sí, para poder tener buenos resultados, la exposición tiene que ser de algunos segundos ya que en una exposición de un segundo o menos no sería muy práctico.

Aparte de nuestra cámara y el trípode, nos hará falta cualquier elemento plano (a ser posible negro u oscuro) con el que podamos tapar el objetivo. Yo suelo llevar un trozo de cartulina negra o de goma eva (una especie de espuma que se utiliza en manualidades), aunque si no disponemos de esto también podemos usar nuestra propia mano, aunque con cuidado porque es fácil que se «cuele» luz por entre los dedos o entre la mano y el objetivo si no tapamos bien.

Una vez tengamos el encuadre realizado y la escena enfocada, haremos una primera fotografía exponiendo a la parte oscura (normalmente la inferior) hasta tener el tiempo de exposición adecuado.

Exposición de 5 segundos. Aquí vemos como el suelo está correctamente expuesto pero las luces se han quemado debido a la sobreexposición

shanghai_ (1 de 4)

Después repetimos la operación pero en este caso exponiendo correctamente a la parte más clara, donde se encuentran las luces.

Exposición de 1 segundo. En esta ocasión la parte de los edificios está correctamente expuesta pero el suelo ha quedado subexpuesto

shanghai_ (2 de 4)

Ahora que ya tenemos ambos tiempos, mirando por el visor calculamos la altura a la que colocar inicialmente la cartulina (mano, etc…). Yo suelo realizar algún disparo de prueba para comprobar que efectívamente sólo queda tapada la zona que me interesa.

Disparo de prueba viendo la zona a tapar

shanghai_ (3 de 4)

Finalmente, ponemos en la cámara el tiempo de exposición de la medición que hemos hecho a la parte más oscura (en este caso 5 segundos del suelo), y disparamos con la cartulina inicialmente en la posición que hemos calculado.

A partir de que accionamos el disparador, vamos moviendo ligeramente la cartulina hacia arriba y abajo, ya que si la mantuviéramos quieta aparecería una raya en la foto separando claramente las dos partes de la foto. Con este movimiento lo que haremos será «simular» el degradado de los filtros ND que utilizaríamos usualmente para este tipo de tomas. Haremos este movimiento hasta que falte el tiempo que necesita la parte superior para exponerse correctamente.

En este caso, dado que tenemos 5 segundos para el suelo y sólo uno para la parte superior, disparamos, estamos durante cuatro segundos (aproximadamente) moviendo la cartulina ligeramente, y cuando falta un segundo quitamos la cartulina para dejar que la parte superior se exponga totalmente durante el segundo restante.

Si lo hemos hecho bien, obtendremos una foto con ambas partes correctamente expuestas y con un resultado muy correcto!

Foto resultante de aplicar el método de la cartulina o «Black Card» (perspectiva corregida)

shanghai_ (4 de 4)

Ya sabéis, a partir de ahora, llevad siempre en vuestra mochila un trozo de cartulina negra, ya habéis visto que puede daros muchas alegrías!

Y por último, os dejo otra fotografía de la zona financiera de Shanghai, hecha también con el método Black Card o cartulina negra. Aquí se tapó la parte superior durante algunos segundos para obtener mayores reflejos y colores en el agua del río. Espero que os guste, y nos vemos en la próxima entrada!

 

shanghai_pudong

3 Comentarios to “Cómo hacer mejores fotos… con una cartulina!”

  • Me parece una auténtica pasada este método David.Este metodo seria valido para un paisaje costero nocturno donde hay mucha contaminacion luminica?

    • Sí, por supuesto Javier. Aunque no es un método cómodo ni fácil de aplicar. Siento la respuesta tan tardía, pero últimamente vamos tan liados que no nos da tiempo a revisar el blog.
      Gracias por comentar!

  • Magistral, formato de tu blog! ¿Cuanto tiempo llevas bloggeando? haces que leer en tu blog sea ameno. El aspecto total de tu web es bien pensado, al igual que el material contenido!
    Saludos

Post comment

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: